domingo, 25 de septiembre de 2011

Pompas de razón

Siempre vas a tener revoloteando mis malos pensamientos.
El sol da en la vereda de enfrente y no soporto la tensión infructuosa de mi glande.
El vecino aburrido lava su auto porque no puede lavarse él como lo hago yo pensando en vos.
Me lavo.
De una parte de mí.
De un horizonte mío pienso en esa ciudad tan administrativa llamada vida.
En lavar mi auto como imagino inundar mi jodido glande en tu agua que no he de beber.
El vecino no tiene malos pensamientos :sublima con pompas de razón.
Y de todo lo que he dicho al día de hoy, lo peor es que el sol siempre termina en el frente.

jueves, 15 de septiembre de 2011

Alguien en la otra pieza habla sobre febrero, luego se precipita en este septiembre que en su voz suena como un espejo en busca de una imagen más acorde.

lunes, 12 de septiembre de 2011

Tu ura

I

Y porque la ura te habla así
De abonos
Y porque la ura fue adornada así
Con guirnaldas
Y porque la ura calla así
Esta tarde calla así
En este instante calla así
Por todo eso te quiero
Cuando hablás así
Al callar así


II

Y porque la ura urde palabras dentro
Palabras que mañana vamos a decir
(Me vas a enseñar a decir)
Y porque la ura se convirtió en arrabal
Remoto y variado
Y porque la ura tiene paciencia
Típico caso de un cuerpo enamorado
Y porque la ura habla así
Traspapelada en tu mente
En otra mente
Incapaz de permanecer en la mirada
Pregunto:
¿Olés el espesor de septiembre y sus señuelos?


III

Y porque la ura urde dentro
Se convierte en libro para ser leído en voz alta
En dialecto para espantar el colmo de los males
Y porque tu ura tiene acento
Una lluvia pasajera
Habla así
Calla así
Pregunto:
¿La cosecha de una lluvia así es la lengua en que fue descubierta?
¿Es necesidad de belleza?
Y para colmo de bienes yo te tengo presente en esta montaña
Y también hablo así
Y callo así.



IV

De todo eso que se puede hallar bajo un árbol
Nombres
Con nombres nos conjuramos
Nos deletreamos
Aire y polvo que te perfuma la ura
Y porque tu ura huele al afuera
A los ojos y cuerpo que te lee y desespera
Vida mía este es el presente
No olvidés que después del oscurecer vuelve siempre lo mismo.