jueves, 14 de febrero de 2013

Este miedo


Este miedo a no verte nunca más es el borrador del tiempo aquí.  Es frecuente me tropiece con algo que se parece a una costumbre, como si ese jardín inmóvil se pone a prueba cuando ese tiempo vuelve a suceder.

El deseo civilizado es ese Rey tirano que dispone a sus herederos su considerable territorio olvidando que la herencia en vida es el viento que evoca el arder del fuego que lo va a calcinar.

El miedo no tiene cuerpo ¿o es acaso esta espina que intenta sacar una espina inteligencia medicinal?

El cuerpo tiene miedo acaso sea él mismo la espina, la inteligencia, la medicina. Yo frecuento en vigilia ese acontecer de agua sin ser observada corriendo, corriendo hacia la ceguera del mar inmenso.

Con el mismo miedo de no verte nunca más me han cambiado de escuela. De los árboles que abundan sombras brotan y vibran frescos como la pintura las aulas aquí. La maestra de introducción al mundo me tiene marcado por no dejar de ser el peor de sus alumnos.  Aquí se habla como si no, y yo no soy la excepción porque ando por el mundo con el miedo de no verte nunca más.

Y me pusieron un apodo. Soy el hombre de las dedicatorias. Entre cosas tales, una interrupción de herida bífida. En esta escuela me siento inaudito jugando a que sé de lo que se habla: ¿será ese mismo miedo de no verte nunca más que me hace hablar y hablar como manantial artificial que pocos miran salvo fotógrafos turistas?

A la media tarde dobla una campana rompiendo el vidrio de la siesta.  El silencio de las palomas abanicando sus genes, del tanque de agua que gotea como corresponde, y el mío que me hunde en un corredor buscándome a mí mismo jugar como si a la mañana no te hubiera perdido y hoy-ahora- ya no siento ese terrible miedo de no verte nunca más. Mi cabeza flota ligera en el aire y fuera de mi alcance. Va a regresar trayendo de un túnel tus palabras que están fuera de moda.

Yo advierto que en esta escuela voy a hallar algún medicamento.