domingo, 28 de agosto de 2011

Una noche(13-08-06/11)

Yo te llevo a la montaña
A ese músculo de agua y mineral que asombra al tímpano
Por una noche de felicidad
Soy yo llevando, prefabricado en la oquedad
A un borrador añado vocablos distinguidos
Asiduos persuadidos a experimentarse en lugares poco apropiados
Porque la montaña es una fuente ferviente corregida de tiempo
Yo te llevo como a una segunda herida hecha por un cardo bajo el crepúsculo
Confundida por el brotar del corazón del corazón de un hombre inventado
De escasa realidad
Irrumpo con la herida fresca ofreciendo don y sacrilegio en las manos
Con esa herida abierta te llevo a la montaña
A ese músculo de agua y mineral
Por una noche de felicidad