jueves, 8 de julio de 2010

Buscando tus besos o los de alguien

Te ayudo con la mano con el enorme cargamento
Y subimos con una melodía y el balde rojo lleno de agua
Porque hace calor
En el aire se respira la eficacia de tu esplendor sofocado
Yo camino a tu lado como quien quiere
Escondiendo el temblor que no se esconde
Hoy es tu día
Por eso subimos alternando música y sanguches de miga
Y yo me agarro de tu mano desde otro edificio
Comenzabas a despedirte
Parloteando en tus jeans gastados la desidia de nombres de bares
De la falta de respeto a Ceratti
De riffs y acordes
Ráfagas insípidas alisaban el dolor que te infla los pulmones
Esa llama que se agiganta lúcida como lenguas de otros países
Hoy es tu día
Lo sabés y lo masticás como un mal jarabe
Sola
Sintiendo mi mano inquieta buscarte
Pero no soy yo quien te jalona la remera
Algún principio o quizá la lámpara de tu mesa de luz que ya no enciende
Y nos deja a oscuras
Y hablamos de caserías
De aventuras en jardines donde robábamos flores por principio
Yo me estremezco de tu porte titánico de mujer capaz de dejar en la sombra
Los fuegos más tremendos
De la montaña regresamos hechos leyendas personales
La despedida es la alegría torpe de vernos ir
Cada uno por su lado
Suelto tu mano lo cual no significa que me despido
Voy metido en tu vida como una palabra bordada en el forro de tu abrigo
El cargamento me lo llevo
Sí, me lo llevo
Para recordarte que yo también comparto su peso
Y que existen los colectivos y los niños con triciclos
Que un ser puede salir de la nada o de la vía láctea
Buscando tus besos o los de alguien