lunes, 7 de junio de 2010

Amigo Retamar


El amigo Ernesto Drake

Me ha hablado de vos

Amigo Retamar

Y ahora que lo pienso

Recuerdo que no me equivoqué

Al imaginarte desafiando al mar

Como un Ulises cualquiera a la orilla del malecón

Ah! Retamar si supieras

Si supiera yo dejar de escribir poemas

Y desafiar a ese mar siempre reluciente y destructor

Porque en tardes como estas

Con los parlantes de los vecinos en las veredas

El inmundo desatino de la carne asada

De este Domingo de mierda que agiganta la pereza

Podría yo bien dejar de pensar en su ausencia

Amigo Retamar

Hay quienes reclaman aullidos de lobas

Manzanas tibias de labios crudos

Un sifón de gases vitales rompenarices

Un soplido letal comparado a los rezos de ella

Ah! El mar Retamar

Extraño tanto el mar

Que he preferido crispar la frente

Con guirnaldas dialécticas y aromadas

Vaya que se puede decir mar sin hablar de él

Escribir en su declaración ausente

Mar, mar

Inmenso mar

No soy yo el que te nombra

Es que estoy tan viejo

Que puedo decir hasta dónde me puedo repetir

¡He aprendido tan dolosamente a decir!

Que solo me suaviza la calidez del mundo

Así escuché hablar de vos Retamar

Y retomé mi marcha imprudente

Por el empedrado jardín de coyotes y quirquinchos