sábado, 15 de mayo de 2010

Sabiduría del poeta

El miércoles, 10 de marzo de 2010 a las 21:43

Cierta es la curiosidad cuando es por las tetas
Dijo el poeta enardecido
Intentando decir que hay que desbordar
Recoger el aliento gastado
Atrapar la ligereza de un hábil estafador
Intentando huir de las miradas
En la noche o en el día
Como quien no quiere la cosa
Adquirir la destreza paulatina del sabio
Caliente y optimista:
Si no es hoy será mañana
Lo dijo pensando panza arriba
Acunando o acunándose
Alguna perversión descomedida
Y madrugadora
Por atrás o por delante
Siempre va existir esa curiosidad inmaculada
Y mítica como los laberintos de Borges
O el uso indiscriminado de las abreviaciones
Las tetas están o no están
Y la curiosidad disyuntiva y veloz
Nos invita a padecer de lejos
Soñando un instante prenderse antes que llorar
Amigarse al tango
Cagarse en las Señoras y en los Santos
En las quejas de los pezones que son mordidos
Retornar a la eficacia de niño egoísta
Gritar, si gritarle al oído:
Amo tus tetas
Aunque sea de mentira
Porque nunca se las ha visto
Y preferimos amar sólo en esos momentos
De ternura amarreta.